Chocolate chip cookies

Ingredientes:

  • 200 gr.  manteca
  • ¾ taza azucar rubia o morena  (the best comes from a dietetica and feels like damp sand – light brown)
  • ¾ taza azucar
  • 1 cucharadita esencia de esencia de vainilla
  • 2 huevos

Mezclar todo y agregar:

  • 4 ½ tazas harina 0000
  • 1 cucharadita bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita  sal

Mezclar y al final agregar:

2 tazas de chocolate chips o 2 barras grandes de chocolate Aguila, cortadas en pedacitos.

Mezclar todo y cocinar a 175 C. por 8-10 minutos.  Conviene sacarlas antes de que estén del todo cocidas para que no se endurezcan. 

Dejar enfriar en un rack o en la misma fuente.  Tambien pueden ponerse sobre una servilleta para que absorba algo de la manteca.

6560629188460544_large

Advertisements

Guiso cremoso de lentejas

Confieso que nunca fui fan de las lentejas.  Pero siempre fui fan de comer un buen guiso cuando hace frío!!  Asique una tarde de otoño, tratando de esquivar las harinas de un guiso de fideos o arroz, y pensando en incorporar legumbres, experimenté con las lentejas y resultó una delicia total. La verdad es que lo hago con mucha cantidad de verduras y me gusta que se haga en una crema.  Nada de lentejas flotando en sopa,o pedazos de verduras grandes.  Eso vi mucho, “guiso de lentejas en 10 minutos”, “guiso super rapido y facil”.  Es verdad.  Hacer un guiso es fácil.  Pero no necesariamente es rápido.  Hay que estar tipo bruja revolviendo la olla un buen rato, dejando que el caldo se reduzca, las verduras se fundan y los sabores se concentren.  Es lo mismo que hacer un buen estofado de carne o un locro.  Necesitan su tiempo de fuego.

En fin, volviendo al guiso de ayer, Diego llegó casi a las 11 muerto de frío y lo disfrutó en grande.  Asique aquí va:

Ingredientes para 5 porciones:

  • 5 cebollas medianas
  • 1 calabaza mediana
  • 3 dientes de ajo
  • 2 morrones chicos de diferentes colores
  • 2 zanahorias ralladas
  • 4 zapallitos
  • 2 latas de lentejas remojadas
  • Caldo de estofado de carne
  • Condimentos a gusto

Cortar todas las verduras en cubitos chicos.  Repito, la idea es que se deshagan y armen una crema de verduras.  Cocinar con un chorrito de aceite, una pizca de sal y 1 taza de caldo.  Revolver de vez en cuando y agregar caldo si se seca.  A medida que las verduras se van cocinando, se deshacen, el agua se evapora, y se forma esta base cremosa de verduras.  En ese momento agregar las lentejas y cocinar 10 minutos más con la olla tapada.

Conviene deshacer los cubitos de calabaza y cualquier otra verdura que haya quedado entera, con un tenedor o un pisapapas.  Una vez que se logró una consistencia pareja y cremosa, rectificar la sal, agregar 2 cucharadas de queso crema, revolver y retirar del fuego. Agregar cubitos de queso cremoso y tapar.  Una vez que el queso está fundido, servir y disfrutar.

 

Pan nube – sin harina

pan-nube

Esta receta es para algunos momentos cuando queremos bajar la ingesta de harinas. Una forma de comerlos es tostados y rellenos con queso light y verduras salteadas.  Quedan unos ricos sandwichitos bajas calorías.

Ingredientes:
3 huevos
3 cucharadas de queso blanco
¼ cta de polvo de hornear
Condimentos opcionales*: edulcorante, sal, ajo en polvo, orégano, romero, etc.

Preparación:
Precalentar el horno a 150°C. Separar las claras de las yemas. En un bol batir juntos las yemas con el queso crema y los condimentos*. El otro bol agregar ¼ cta de polvo de hornear a las claras y batir a velocidad máxima hasta obtener una espuma que forme picos y no caigan.
Lentamente verter la mezcla de yemas en la de claras y mezclar cuidadosamente con movimientos envolventes.
Rápidamente colocar la mezcla de a cucharadas sobre papel manteca, espolvorear con las especias y llevar a horno.
Cocinar por 25 minutos en la rejilla media del horno, o hasta que estén dorados. Vigilarlos para que no se quemen.
Retirar del horno y dejar enfriar. Conservarlos en un recipiente a temperatura ambiente por 3 días, en la heladera por 7 días, o freezarlos y luego tostarlos para comer.

New York cheesecake

I went to New York in the spring of 2010 and stayed at the Hilton, a retro chic downtown hotel located at Lexington Avenue and 51st Street, in the heart of Midtown Manhattan’s East Side.

One afternoon, I went down to the hotel lobby and asked where I could have an original New York cheesecake.  The concierge suggested The James Hotel, on 27 Grand Street and Thompson Street.

I had an awesome afternoon at Jimmy, the rooftop bar.  Me, my cheesecake and a 360-degree view of the Manhattan skyline.  I had never heard about this Hotel, but it really had one of the most spectacular views in New York City, and that’s saying a lot, considering by then I had already been to Trump tower, the Empire state building and the Rockefeller center.  I don’t get how this bar isn’t a must in every promotional brochure there is about this city.  Anyway… I spent an amazing hour watching the sun setting over a river-to-river vista looking over Midtown, Wall Street, the Brooklyn Bridge and beyond.

I asked for a white chocolate cheesecake, with raspberry coulis.  Classic, right?  Don’t judge me, it was hard to make up my mind, there were so many options to choose from.  Oreo, caramel and pecan, banana, blueberry, they even had Dulce de leche!  I got mine and the moment I tried the first bite… OMG.  It was so unbelievably creamy but light, full of flavor but not overly sweet.  Smooth and rich, with a Graham crackery goodness crust.  It melted in my mouth and every bite left me longing for just one more.  I requested one more piece to go, and put it in the fridge at the hotel.  The next morning, I woke up, made myself some mate, went straight to Central Park and had my second portion, right from the box.

Of course by the time I visited the James Hotel, the selfie-pose craze and Instagram filters were years away.  I didn’t have my camera, nor had a camera phone.  But those are the best moments of all.  When you’re not tied to your phone, posing, tweeting, instagraming or whatsapping all of your friends so they all know where you are and how much you’ve traveled.  It was just me, my cheesecake, a big coffee, and the view.

Anyway… about the cheesecake.  I’ve tried many different recipes and this one is my go-to.  I won´t say it tastes exactly like Jimmy´s.  But every time I roll up my sleeves on a Friday afternoon and make this cheesecake for a special Saturday dessert, it brings back some nice memories.

Ingredients:

Crust

  • 250 gr. crushed crackers (frutigran, chocolinas, oreos)
  • 60 gr. butter, melted

Filling

  • 350 gr. White chocolate
  • 800 gr. Cream cheese, preferably Philadelphia.  If unavailable, La serenisima´s Finalndia works as backup.
  • 200 cc. double cream
  • 1 tbs Vanilla extract
  • 1 cup white sugar
  • 4 eggs

 

Directions

  1. Preheat oven to 150 degrees C. Grease a 9 inch spring form pan.
  2. In a medium bowl, mix the cracker crumbs with melted butter. Press onto bottom of spring form pan.
  3. Melt the chocolate in a bowl over a a small pan of hot water on a low heat. Stir occasionally to prevent sticking.  Mix the Philadelphia cheese together with a whisk. Add double cream and whisk. Finally, add melted chocolate to the mixture and whisk again until smooth. Mix in the eggs one at a time, mixing just enough to incorporate. Add the vanilla extract.  Pour filling into prepared crust.
  4. Bake in preheated oven for 40 minutes. Turn the oven off, and let cake cool in oven with the door closed for 5 to 6 hours; this prevents cracking. Chill in refrigerator until serving.
  5. Cover with strawberry coulis and decorate with mint leaves and white chocolate flakes made with a potato peeler.

 

Chipas misioneras

10346625_10204254942920864_6328778858216357255_n

Esta receta de chipas es una que me traje de Misiones.  Ahí se comen chipas de las buenas, ni en Entre Rios, ni en Corrientes, donde les dicen “chipá”, ni en Paraguay comí chipas tan pero tan buenas como en Misiones.  Tengo otra receta, “saludable” si se quiere, que no lleva manteca ni leche, tiene queso port salut light y lleva solamente un huevo, pero no salen ricas.

Mejor hacerlas de vez en cuando, darse el gusto y hacerlas bien, con manteca, leche, huevo, y queso.

Lo bueno de las chipas es que son siempre bienvenidas.  En cualquier reunion desaparecen de la fuente y a todo el mundo le gustan.  Donde las lleves quedás bien, y se llevan bárbaro con cualquier momento del día: como entradita para un almuerzo o cena, para un desayuno o una merienda acompañando unos mates.   Lo no tan bueno que tienen, es que son ricas recién salidas del horno.  Despues, aunque tengan mucha materia grasa se ponen, depende de la receta, más duras o más gomosas.  Si no se pueden comer recien hechas, quizá ni vale la pena gastar tanto en queso.  Para recalentar, nunca jamás microondas, siempre horno.

Ingredientes:

  • 1kg almidón de mandioca
  • 250 grs. queso cascara colorada rallado
  • 250 grs. de reggianito rallado
  • 1 pan de manteca pomada
  • 3 o 4 huevos (depende del tamaño, de campo 3, de supermercado 4)
  • Sal
  • Leche caliente para unir la masa

Poner los ingredientes en un bowl, no importa el orden, y amasar hasta que se arme una masa suave y blanda.  Agregar leche en cantidad necesaria para unir la masa.  Ponerle sal sin miedo, un buen puñado.  Nada peor que chipas sin sal.  Es verdad que los quesos son salados y hacen su parte, pero tambien hay mucho almidón.  No escatimar en sal, hipertensos, directamente abstenerse!

Agregar la leche caliente casi a punto de hervor.  Esto hace que el almidon se transforme en una especie de goma.  No significa que las chipas van a salir gomosas, sino que van a salir crocantes por fuera y gomositas sólo en el centro.

Armar bolitas y ubicarlas en una fuente para horno.  Hornear a fuego medio unos 25 minutos hasta que esten doradas.

Acompañar con mate amargo y disfrutar un viaje a Misiones en cada bocado!

7

Paella Valenciana de mi abuela, mezcla con Risotto italiano de mi abuelo

En este chiringuito de la Cala Compte, o Cala Conta, me pedí una Paella valenciana, despues de haber hecho un nado terrible hasta la isla Conejera, que se ve justo al frente. Estuve todo el dia (foto 1 al mediodia con gente, foto 2 a la mañana sin NADA de gente, foto 3 al atardecer).

A la hora que se ponia el sol, estaba perfecto para comer una paella auténtica.  Pero cuando ví que la tenía que pedir sin frutos de mar, sin conejo, sin higado de pollo, sin judías verdes y sin garrafón (alubias típicas valencianas), decidí que mejor pedía otro plato, y terminé con un escalope (básicamente una fina de bola de lomo, más básicamente una milanesa).

Cuando volví a casa le pedí a mi abuela, que es hija de Españoles, la receta de la Paella, la  que es paella de verdad y no parece un simple guiso de pollo y arroz.  Terminó metiéndose mi abuelo, que me dio la receta de un risotto al parmesano.  La mezcla de los 2 era perfecta, y la mezcla de sus recetas resultó perfecta también.

Lograr el arroz ideal, sea paella, risotto o un simple arroz con pollo parece fácil pero no lo es.  El arroz tiene que quedar bien cocido pero no sobre cocido (se pone pastoso) y tiene que tener la cantidad justa de líquido, osea no quedar ensopado pero tampoco secarse.

Ingredientes:

  • 1 kg de cebollas (sí, a todo le pongo mucha cebolla)
  • 2 pechugas de pollo en tiritas
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 1 morron chico rojo, uno verde y uno amarillo
  • 1 taza de vino blanco
  • 2 tazas de arroz (los españoles usan “arroz bomba” para la paella, y para el risotto, arbóreo o carnaroli)
  • 1 litro de caldo de verduras o de pollo, bien caliente
  • 1 cubito de manteca
  • 3 cucharadas de queso crema (puede ser con sabor a algun queso)
  • Parmesano rallado
  • Azafran (en lo posible en hebras)

Se suda la cebolla, el ajo y el morrón en un poquito de aceite con una pizca de sal.  Cuando la cebolla está tierna y transparente, o “pochada” como le dicen los gallegos, agregar el azafrán en hebras, y despues el pollo y sellarlo.  Hay tiempo suficiente para que se cocine por dentro, con sellar alcanza.  Agregar las 2 tazas de arroz y revolver integrándolo a la fritura de cebolla, morrón, ajo y pollo. Desglasar con el vino blanco y dejar a fuego medio un minuto hasta que el alcohol se consuma.

Algunas personas lavan el arroz con agua fria y lo cuelan antes de usarlo, para que suelte el almidón.  Yo cuando hago ensalada de arroz, para comer frio, lo hago.  Cuando hago risotto, no lo hago.  Necesitamos el almidon para que se ponga cremoso.

Una vez que el arroz esta bien caliente y seco, agregar dos cucharones de caldo y revolver.  A partir de este momento, no irse y no dejar de revolver, con movimientos suaves en forma de 8.  Cuando se va secando, agregar otro cucharon de caldo, y así sucesivamente.  Unos 20 minutos después, cuando el arroz está en su punto, y tenemos la cantidad justa de caldo que queremos (esto es cuestion de gustos, a mi me gusta jugoso), sacarlo del fuego y revolverlo para que respire.  Agregar el parmesano, el queso crema y un cubito de manteca para darle brillo.

Tener en cuenta que el arroz se seca al sacarlo del fuego, y entre el primer y el 2do plato (todos van a querer 2do plato), se puede haber secado un poco más.  Conviene sacarlo con un poquito mas de jugo como para prever esto.

Presentar con ciboulette picada y escamas de queso parmesano (hechas con el pelapapas).

 

Screenshot_2016-05-27-15-44-24-1

 

 

Alioli

En el libro de recetas, tengo una sección especial para las que me traje de España.  Y de esas, tiene un lugar especial el Alioli o Aioli.  Es una salsa típica de la cocina catalana, y significa Alli: ajo, Oli: Aceite.  Es algo tan sencillo como eso, una emulsion de ajo y aceite de Oliva… Pero tan rica que vale la pena probarla y tenerla en casa para acompañar cualquier comida.

Me enamoré de las bocatas catalanas en el 2002, pero en el 2011, en un chiringuito de Formentera, al atardecer de un dia de playa en Illetes y Bici por los acantilados y el Faro La Mola, me cautivó una salsita que me trajeron, junto con mi bocata con tomate, que obviamente venia con el tradicional pedazo grande de tortilla de papa adentro.

El alioli que me trajeron en un cuenquito aparte estaba tan bueno que no paré de ponerle a la bocata por todos lados y terminé limpiando los bordes del cuenquito con el dedo.  Esa misma noche, cuando volvía Ibiza, muerta como estaba, llamé a mi amigo Paul y le pedí la receta.

El la hace con mortero pero se necesita tanta elbow grease que para mi es imposible… Asique la hago con la mini pimer o licuadora.  Además, la tradicional es solamente con ajo machacado y aceite, como todos los catalanes dicen que debe ser.  La receta que hago yo agrega huevo y limón.  Confieso que la de ajo solo con aceite no me sale.  Y tambien que con huevo y limon queda un poquito mas liviana que con sólo aceite.

Ingredientes:

-1 Huevo
-1 Diente de ajo grande o 2 medianos
– Aceite de Oliva (aprox un vaso- 220 ml)
– Jugo o “zumo” de un cuarto de limon o medio limon si es chico
– 1 cdita de sal

Poner en la batidora o el vaso de la mini pimer un huevo y el ajo.  Comenzamos a batir agregando una parte del aceite de a poco.  Mientras batimos agregamos la sal. Usar la velocidad mas baja hasta que se comienza a armar la emulsion.  Despues se puede subir.  Cuando va armandose la salsa, tiramos un poquito de jugo de limon, de a poco para que no se corte, y el resto del aceite.  Se puede usar como salsa bien liquida, o como mayonesa.  Para que se espese solamente hay que seguir batiendo dos minutos mas, aproximadamente.

Conviene usar los ingredientes a temperatura ambiente y consumir dentro del dia o los 2 dias de hecha, porque no tiene ningun conservante.

 

 

229011_2066641232762_2779262_n

illetesille2ille3

Carrot cake con cream cheese frosting

 

Ingredientes:

1-1/2 tazas de azúcar

1 taza de aceite vegetal

3 huevos (si son muy chiquitos, ponerle 4)

2 tazas de harina común

1-1/2 cucharadita de canela (opcional, yo no lo pongo)

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de extracto de vainilla

½ cucharadita de sal

¼ cucharadita de nuez moscada

3 tazas de zanahorias medianas ralladas

1 taza de nueces picadas (se puede combinar con almendras, pecan, etc)

Preparación:

Calentar el horno a 160 grados. Enmantecar poner un poco de aceite vegetal en spray en un molde rectangular.  El que uso para esta receta es de 32 por 23 cm aprox o el molde bundt.

Mezclar el azúcar, aceite y huevos y batirlos por un minuto.  Agregar el resto de los ingredientes excepto zanahorias y nueces batirlo bien por un minuto más. Agregar las zanahorias y las nueces, mezclar y ponerlo en el molde.

Cocinar 35 a 45 minutos hasta que cuando se instroduzca un cuchillo o palito de brochette en el centro salga limpio.

Desmoldar preferentemente en una rejilla para desmoldar tortas, para que se enfríe sin transpirar.

Frosting de queso crema

1 paquete de 225 gr de queso crema (el mejor es el Philadelphia de Kraft, pero se puede usar el Finlandia de La Serenisima).

1 cucharada de leche

1 cucharadita de extracto de vainilla

4 tazas de azúcar impalpable, es mas o menos ½ kilo

Batir los 3 primeros ingredientes y agregar de a poco el azucar hasta que quede una crema solida.

Cubrir el carrot cake con el frosting y servir.

Esta receta es de mi amiga Miriam Beasley, compañera de trabajo en la Embajada de USA y experta en tortas y todo tipo de cosas dulces!

 

Ribel kuchen (absolut originalgetreu!)

IMG_20160522_211120

A la receta de este ribel me la pasó mi hermana y viene de la familia de su esposo, Alemana al 100%.  Mi abuela Elena Sofia Whör Degeller también lo hacía, pero nunca le pedí su receta.  Espero que haya sido como esta!

A este Ribel lo hice el sábado pasado, después de 2 años.  Creo que pasó tanto tiempo porque no soy muy amiga de las masas leudadas y porque no me llama tanto lo dulce.  Pero vale la pena.

En estos años hice varias veces la receta de bizcochuelo común o de yoghurt, con el dulce y el ribel encima.  Es mucho mas facil y lleva la mitad del tiempo.  Pero Diego me decía hace rato que quería el Ribel “de masa tipo pan”, “como el que hacían en Balcarce”.   Asique lo hice.  Justo lo llevó a una reunión de la iglesia, donde había 3 personas de familias súper Alemanas que le dijeron cosas como “este Ribel es el original”, “así lo hacen los Alemanes”, “qué bueno que todavía hay gente que hace esta receta”.  Esos comentarios me dieron la pauta de que este es “el posta”.

En Entre Rios se consigue ribel bastante fácil, pero por lo general son muy tacaños con el dulce, y la masa es medio seca.  Como se puede ver en la foto, este tenía partes iguales de dulce y de masa. Eso es lo bueno de lo casero, se puede hacer exactamente como a uno le gusta.

Acá, la receta.

Consta de 3 pasos:  Masa- Relleno- Ribel

Masa:
En un bol  batir:

1 taza de agua tibia
1 cda de levadura
1/3 taza de azúcar
1 huevo
1 cdita de sal
1/4 taza de aceite.

Batir con batidora o a mano hasta que se disuelvan el azúcar y la levadura (queda espumoso) Un minuto es suficiente.

A ese líquido, agregarle las harinas:
2 1/2 tazas de harina comun
2/3 taza de harina integral
1/3 taza de germen de trigo

Amasar todo y dejar leudar… Cuantas más veces leude, más suave queda.

Relleno:
En una olla derretir:
1/2 taza de azucar
Cuando esté acaramelada (no quemada), agregar 2cdas colmadas de harina disueltas en 2 tazas de agua.

Al primer contacto con el agua, el azucar se endurece, pero hay que dejarla en el fuego y se vuelve a derretir.  El dulce se va a ir espesando de a poco, mejor con fuego mínimo.  Queda una mezcla viscosa color rojo oscuro o marrón.

Ribel:
En un bol mezclar:
1 taza de harina
3/4 taza de azucar
1 pizca de sal
1 taza de aceite o cantidad necesaria para formar bolitas

Cuando la masa leudó bien, ponerla en el molde.  Si queda un poco pegota está bien, se puede manejar con un poquito de aceite en las manos.  Es mejor que quede pegota porque si no, en la cocción se seca mucho.  Una vez estirada la masa, dejar que leude una vez mas en el molde.  No tiene que ser mas gruesa que una prepizza, porque crece.

Agregar el dulce y arriba el ribel (las pelotitas).

Si hay tiempo, que leude una vez mas ya con el dulce y el ribel encima (mientras lavás la loza =)

Llevar a horno medio por 35 minutos, hasta que los bordes de la masa esten dorados.

Este ribel es cuestión de práctica y la receta tiene oportunidad de mejora.  Acá dejo consejos:

Dulce:  No dejar que se queme el azucar.  Si no te diste cuenta y quedó al fuego mas de lo necesario se pone negra y con un gusto a quemado fuerte, que no se va cuando se le agrega el agua y la harina.  Si se quemó el almíbar, hay que hacerlo de nuevo.   El ribel de la foto tiene doble receta de dulce.

Masa:  Dejar que leude muchas veces.   Dejarla en un lugar calentito, cerca de la cocina o la estufa, y tomar unos mates o hacer otras cosas hasta que se leuda sola y un par de veces. Yo dejé la receta tal cual me la dieron pero es mejor agregar la sal junto con las harinas, asi no bloquea la levadura.

Ribel:  Es importante que se cocine bien en el horno, de lo contrario queda con sabor a harina cruda.  Poner en la parte de más abajo del horno si es necesario, para dorar bien por arriba.
Bon appetit!

 

Pan de ajo con Thomas

de5a47d26578cd80ae6afe45414e0b0eUntitled6

El de la foto es mi sobrinito Thomas.  Juntos hicimos un pan de ajo para la cena de navidad, que resultó ser la estrella de la noche.  Por un lado todos estaban muertos de hambre y por otro realmente es la entrada ideal para una tardecita despues de la pileta mientras se va haciendo el asado.

  • Ingredientes:
  • 1 barra de pan, o un pan redondo tipo de campo.
  • Manteca derretida
  • 4 dientes de ajo picados
  • Queso cremoso
  • Orégano y condimento para pizza

Cortamos el pan en ambos sentidos sin llegar a la base.  Comenzamos a separar los cuadraditos que quedan y vamos mojando por dentro con la mateca derretida.  De la misma manera vamos tirando en las grietas el ajo picado (yo lo blanqueo ligeramente en un restito de manteca)*.

Una vez hecho esto, cortamos el queso cremoso en tiras y las vamos acomodando en las grietas del pan, en ambos sentidos.  Pincelamos la superficie del pan con lo que haya quedado de manteca derretida y horneamos durante unos 10 minutos a 225ºC.  Antes de terminar podemos poner el pan en la parte inferior del horno para que el queso que quedó en la superfice el pan se gratine y dore.  Arriba puede ir ciboulette picada, condimento para pizza, un poquito de orégano, o lo que más les guste.

Se sirve caliente, y la dinámica es ir desprendiendo los cubitos de pan de la base.  Al final queda solamente la base del pan pero es donde fue a parar la manteca, el ajo y el queso que fueron decantando, asique es una de las mejores partes!

*Al cocer el ajo ligeramente en manteca, se logra que el pan no tenga sabor a ajo crudo  fuerte.  Asi tienen más presencia el queso y las especias, y al final se nota el genial toque del ajo.  A esto hay que probarlo.  Si les gusta mas fuerte o mas suave, simplemente añadir un diente o usar uno menos.

Esta receta es una adaptacion del pan de ajo de Nora Castagnino.  Tiene algunos cambios, en vez de baguettes uso pan redondo de campo y en vez de queso rallado de paquete, uso queso cremoso, a veces combinado con pategrás o provolone en hebras.